Del nombre de la revista

Disputatio es un homenaje a la brillante Escuela de Salamanca, y en especial al ejemplar espíritu metódico, sistemático y de rigor de las Disputationes Metaphysicae del Dr. Eximius, Francisco Suárez, una de las mayores aportaciones filosóficas para la constitución de nuestra larga tradición humanística.